Leyes, Normas y Confianza

En España llevamos a gala el incumplimiento de las normas, a menudo es un orgullo mostrar que nos hemos saltado una regla o norma. Incluso en algunos casos está bien visto.

Ahora estamos asistiendo a algunas consecuencias de tener esto impregnado en nuestra cultura.

Una forma de ayudarnos unos a otros es el respeto a las normas, principalmente las que están orientadas al bien común. Tenemos que buscar un equilibrio. El exceso de permisividad es tan malo como el exceso de represión.

Las normas o leyes deben ser flexibles y adaptativas si el entorno es óptimo. Más que una colección de prohibiciones,  pueden ser una guía, un medio y un procedimiento que nos ayuda a tomar decisiones.

Una de las bases de la sociedad es la confianza reciproca. Dependiendo del nivel alcanzado en esto, será necesario formular más normas y leyes coercitivas. Aumentar el nivel de confianza en una sociedad es crear un entorno óptimo para el crecimiento y el desarrollo de la sociedad misma y de sus componentes.

Imagina que sales a la calle sabiendo que todo el mundo que te rodea está dispuesto a ayudarte y es amable y cordial. Esto existe, yo lo he vivido en comunidades reducidas y es una experiencia magnífica.

Nuestro bienestar finalmente se basa en redes de confianza, todos estamos conectados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *